Un drama cortado por la mitad

Pulsa en la imagen para acceder al reportaje "In Spain, Austerity and Hunger" en The New York Times

Tuvo que ser en un programa de aplausos y abucheos en el que me enteré lo que pretendía José Manuel Sánchez Gordillo con el espectáculo de los carritos de la compra. Para mi sorpresa se trataba de algo bastante concreto y nada utópico: obligar por ley a que los supermercados entreguen a Cruz Roja los alimentos que están a punto de caducar para ser repartidos entre los que no tienen nada. A pesar de su concreción ningún gran medio de España explicó con claridad la finalidad de la acción del SOC.

Hoy no ha sido ese sindicato el que ha sacado a la palestra el fenómeno de los nuevos pobres que se multiplican por España. El asunto es noticia por una de las fotos de la portada del New York Times. Con la imagen de una persona rebuscando entre la basura en las calles de una ciudad española se sintetiza cómo la austeridad y la pobreza están azotando a nuestro país. El reportaje gráfico ilustra el artículo Spain Recoils as Its Hungry Forage Trash Bins for a Next Meal.

Las fotos están firmadas por el fotógrafo español Samuel Aranda, ganador el pasado año del premio World Press Photo. Me parece un acierto que esa imagen, que tiene todas las papeletas para convertirse en un icono, haya sido difundida a los cuatro vientos. Pues aunque se traté de un cliché su impacto es rotundo. Sobre todo teniendo en cuenta el alcance global del medio en el que aparece.

Aciertan Aranda y el periódico estadounidense al señalar el retorno del hambre a España como un tema que es necesario mostrar. Pero lo que me desconcierta de esas fotos -y me temo que no soy el único al que le pasa- no es que aborden un asunto tabú en un país que hasta hace poco se pensaba rico. Tampoco que el autor lo haga de forma descarnada.

Lo que no logro entender es que se muestren las consecuencias de la crisis y no haya ni una sola imagen dedicada a hablar de las causas. Por eso tengo la sensación de que al reportaje le faltan la mitad de las fotos y la mitad de los personajes. Vemos a los víctimas pero ¿dónde están los verdugos?

Una de las fotos del proyecto Mayoría Absoluta de Olmo González

Una de las fotos del proyecto Mayoría Absoluta de Olmo González

En ese repertorio de imágenes de blanco y negro fuertemente contrastado encontramos una teatralidad que nos aleja de la cotidianidad silenciosa y en color de los nuevos pobres. Los que las vean en cualquier rincón del mundo probablemente piensen que la situación que vivimos es tan grave que difícilmente podemos salir de ella. Puro catastrofismo.

Cuando digo eso no pienso en esa entelequia que es la marca España. Sencillamente hubiese preferido ver en ese trabajo un planteamiento como el que el fotógrafo desarrolló en su reportaje sobre los inmigrantes menores de edad en España. Mucho más cercano y creíble. Pero sobre todo sin el aire fatalista de pintura negra que tienen las fotos que acaba de publicar en Estados Unidos.

Pienso también en otros fotógrafos españoles que están retratando los duros tiempos que vivimos y me viene a la cabeza el proyecto Mayoría Absoluta, de Olmo González. Un trabajo sutil en el que el autor desarrolla una interesante análisis de la situación que atraviesa hoy una ciudad de la periferia madrileña: Torrejón de Ardoz.

Se trata de un trabajo mucho menos directo que el de Aranda. También muy diferente. Pues el proyecto de González es un ensayo documental y no fotoperiodismo. Tampoco coincide el tema, pues a riesgo de equivocarme pienso que Mayoría Absoluta nos habla de la confusión en la que vive el país. Un tema escurridizo pero que también se merece la atención de los grandes medios.

En cualquier caso Aranda se ha tenido que enfrentar a un proyecto muy difícil. Representar con un puñado de fotos el momento más duro que vive tu propio país desde hace décadas es un encargo difícil de digerir. Si bien es cierto que el reportaje en su conjunto desorienta el fotógrafo al menos ha logrado una foto que recordaremos muchos, muchos años.

Compartir


TEMAS SIMILARES:

,
7 comments on “Un drama cortado por la mitad
  1. Hola Ramón.
    Gracias por mencionar mi proyecto de Torrejón, está aún abierto, me quedan cosas que añadir y las fotos ahora no serían exactamente las que aparecen en la web. Aunque el contenido es el mismo. En la web de Andrés Medina expliqué con peros y señales el sentido de este trabajo
    http://seekingmagazine.com/2012/08/olmo_gonzalez/
    Sobre Aranda, no creo que sea justo para él ni para mí el hecho de compararnos. Él ha hecho un trabajo como fotoperiodista en un tiempo limitado y para uno de los mejores medios impresos del mundo, si no el mejor, y yo estoy haciendo fotografía documental, sin limitaciones ni exigencias de nadie, y sin intención de comunicar los hechos tal y como son sino cómo los veo yo, mi opinión sobre el tema. No quiere decir que manipule las imágenes, solo que no son noticia ni informativas, ni lo pretenden.

    Por supuesto, gracias por tu post, me ha llegado al alma, y más un día como hoy, 25s en el que me han dado algún palo y he llegado a casa un poco depre por lo triste del estado en que la policía ha dejado Madrid.

    Con lo poco vergonzoso que soy y que esto me de corte, ya te vale
    :)

  2. Hola Olmo,

    Tuve la tentación de hablar de tu trabajo por varias cosas:

    1. Las que entiendo que son las fotos clave de tu trabajo y el de Aranda tratan las dos el mismo tema: rebuscar en la basura. Un símbolo bastante rotundo de estos tiempos que vivimos. Aunque sea un cliché.

    2. Creo que los medios deberían abrir las puertas más las puertas a la fotografía documental. Cité tu trabajo porque el lenguaje con el que lo abordas parece más pertinente para el tema tratado que el que ha empleado el NYT: el fotoperiodismo más clásico.

    3. Soy un osado y me da por llevar la contraria al diario más importante del mundo y al jurado del premio fotográfico más importante del mundo. XD

    Y sí, Aranda es un grande entre los grandes. Ni por un segundo he tenido dudas de eso.

    ¡Un abrazo!

  3. Pingback: Destacados pasando de debates « Olmo González

  4. ningún país debería ser víctima del hambre, suelen ser las herencias de malas administraciones y malas decisiones tomadas por gobernantes que precedieron al que está en el poder, y si el que está en turno tampoco tiene idea de cómo gobernar las cosas se ponen más difíciles.

  5. Ciertamente es un trabajo que cae excesivamente en tópicos y devuelve una imagen de España que puede recordar a épocas superadas.
    Esta crisis nada tiene que ver con la “España profunda”, responde a una crisis (tremenda) de un país moderno y no sólo no se incide en los responsables, sino que haría falta una mirada crítica/estimuladora que presentase soluciones.
    Aunque entiendo que esto desde el punto de vista del fotoperiodismo, puede ser un proyecto complejo de acometer.
    En cualquier caso has elaborado un buen artículo.

  6. Pingback: Las lágrimas de la marca España | El Fotográfico

  7. Pingback: La basura de García-Margallo | El Fotográfico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>